Marilyn Monroe, a 94 años del nacimiento del icono de la cultura pop

La actriz inició su carrera como modelo en la década de 1940 y su ascenso está ligado con el número uno de la revista Playboy



CIUDAD DE MÉXICO

La actriz estadounidense Marilyn Monroe, considerada uno de los mayores iconos de la cultura pop, debido a su belleza y glamour, se mantiene vigente a 94 años de su nacimiento, esto gracias a su legado en el séptimo arte, los escándalos en su vida íntima, un presunto aborto, su aparición en el arte de Andy Warhol y su controversial deceso hace más de cinco décadas.

Nacida el 1 de julio de 1926 en la ciudad de Los Ángeles, California, Monroe inició su carrera como modelo en la década de 1940 y su ascenso está ligado con el número uno de la revista Playboy, pues fue la primera mujer en posar para la revista del conejito, aunque para entonces, lo hizo pensando en que posaba para unas fotografías que formarían parte de un calendario del mismo nombre.

El editor de revistas para adultos y empresario, Hugh Hefner, fue el encargado de comprar aquella serie de fotografías en las que Marilyn Monroe posó para el fotógrafo Tom Kelley, y así, el primer número de Playboy, con ella en la portada, se lanzó para diciembre de 1953 con un tiraje que rebasó los más de 53 mil ejemplares.

Para la década de 1950, Monroe comenzó a escalar en el séptimo arte, por lo que su cambio de nombre, de Norma Jean Baker a Marilyn Monroe, y la portada de aquella revista, donde se le observaba desnuda, la colocó en la opinión pública, donde rápidamente fue catalogada como una persona de poca inteligencia y dentro del estereotipo de la rubia tonta.

Como actriz y en honor a su imagen, Monroe alcanzó el éxito con el filme Los caballeros las prefieren rubias, estrenada en 1953 y dirigida por Howard Hawks; en esta etapa Marilyn había teñido su cabello a rubio como recomendación de su agente Emmeline Snively, y aquella conjunción, la perfiló como uno de los talentos más prometedores de Hollywood, en su época.

Es precisamente en la cinematografía donde Marilyn creó uno de los momentos más emblemáticos en el entretenimiento y los registros fotográficos, pues en 1954, mientras rodaba la cinta La tentación vive arriba, el encargado de foto fija, Sam Shaw, ideó la icónica escena en la que el vestido blanco de la actriz se levantaba a causa de un túnel de viento, colocado en la ciudad de Nueva York.

El rodaje de aquella escena generó el descontento del entonces esposo de Monroe, el jugador de béisbol Joe Dimaggio, situación que propició la separación de la pareja en menos de un año; pero ese fue un fracaso amoroso más en la vida de la rubia, ya que anteriormente, con sólo 16 años, había contraído matrimonio como James Dougherty, un aspirante a policía y delegado de clase, al que dejó de ver cuando ingresó al ejército durante la Segunda Guerra Mundial.

Luego de su separación de Dimaggio, Arthur Miller se convirtió en el tercer esposo de la actriz, y aquel matrimonio propicio que Monroe se convirtiera a la religión judía; sin embargo, mientras rodaba la cinta La adorable pecadora, del director George Cukor, tuvo un romance fugaz con su compañero de reparto Yves Montad, situación que determinó su divorcio con Miller.

Pero entre los romances confirmados y otros más que se rumoraron fuertemente en la vida de Marilyn Monroe, llegaron a sonar los nombres de personalidades como Elia Kazán, Marlon Brando y Tony Curtis, además de los polémicos, hasta la fecha, John y Robert Kennedy, sobre quienes gira el rumor del posible aborto de la rubia, semanas antes de su fallecimiento.

Durante muchos años y bajo el estereotipo de rubia tonta, Monroe reconoció que utilizaba esa imagen para conseguir los proyectos que quería y rodearse estratégicamente de ciertas personas; así logró relacionarse con gente de todos los estratos, llegando a ser inspiración en el arte para Willem de Kooning, James Gill, Robert Rauschenberg, James Rosenquist, entre otros.

Por su parte, el artista español Salvador Dalí construyó la obra Marilyn Monroe by Dalí, un retrato que refleja los elementos físicos que caracterizaron a la actriz ganadora del Globo de Oro en 1960. Por su parte, Andy Warhol creó el Díptico de Marilyn, pieza artística que se convirtió en un referente del movimiento Pop Art, la composición muestra fotografías de la actriz, que van de la saturación de colores al blanco y negro.

Warhol terminó su pieza en agosto de 1962, mismo mes en que murió la actriz, suceso que actualmente envuelve un enigma: la versión oficial señaló que Monroe murió por una sobredosis de barbitúricos y alcohol, adicción de la que no pudo desprenderse y que ya le había originado conflictos laborales y personales.

El 5 de agosto de 1962 los medios reportaron el deceso de la diva de Hollywood y aunque la autopsia reveló que la actriz se había quitado la vida, el encargado del departamento de policía Jack Clemmons detectó una serie de imprecisiones en el lugar de los hechos, como la alteración de la escena y el comportamiento sospechoso de Euniece Murray, el ama de llaves de Marilyn y del doctor Ralph Greenson.

Meses antes de su deceso, la diva de Hollywood visitó México y durante su estancia visitó Teotihuacán, así como el set de grabación de la cinta de El ángel exterminador donde tuvo la oportunidad de charlar con el director Luis Buñuel, además de encontrarse con Emilio “El Indio” Fernández.

En fecha recién, a través de una serie de entrevistas a gente cercana a la actriz, Fred Lawrence Guiles recopiló datos para un nuevo libro biográfico en el que, de acuerdo con un adelanto, se narra que Monroe estuvo embaraza en julio de 1962 y para el día 20 del mismo mes, decidió abortar en el Hospital Cedars of Lebanon, ubicado en Hollywood.

En un previo del registro, se deja entrever que Robert Kennedy, hermano del entonces presidente de Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, pudo ser el padre del hijo que Marilyn abortó, toda vez que, el cantante Frank Sinatra también figura como el padre del bebé que la rubia esperaba, pues llegó a salir con él por esas fechas.

“Habían pasado tres meses desde su último encuentro íntimo con el presidente Kennedy y sólo unas semanas desde la última vez con su hermano, habría sido fácil asumir que el bebé que abortó era un Kennedy, pero también estuvo viéndose con otros hombres en primavera y verano”, asegura el avance.



EDICIÓN IMPRESA