Las figuras mexicanas a seguir en las principales ligas europeas



México es una tierra que vive fútbol. En los últimos años, han sido muchos los jugadores de la Tricolor que se han asentado en las principales ligas europeas. Así pues, no es casualidad que ocupe la séptima posición en el ranking FIFA por detrás de otras grandes potencias como Bélgica, Francia o España. El fútbol ya ha dado el pistoletazo de salida en el viejo continente y este año hay muchas figuras nacionales a seguir.

No puede haber más motivo de orgullo de país que ver representación nacional en la élite deportiva mundial. El fútbol, aparte de ser considerado un deporte de inclusión como el poker, es un ejemplo para los más jóvenes para mantener unos hábitos saludables. Pero no solamente eso. Para países con una gran tradición futbolera como es México tener futbolistas como Raúl Jiménez o como fue en su día Rafa Márquez impulsa el crecimiento de este deporte dentro las fronteras.

Uno de los grandes alicientes es seguir de cerca al delantero del Wolverhampton, que ha vuelto este mes de agosto después de una contusión en la cabeza que lo dejó más de siete meses alejado de los terrenos de juego. De momento, lo lleva jugado todo con los “lobos” y poco a poco está recuperando su nivel. En su mejor temporada en Inglaterra, en la 2019-20, marcó 27 goles.

Pilares en sus equipos

Pese a todos los rumores de salida que los situaban en el AC Milan, Tottenham y Sevilla, Jesús Corona seguirá otra temporada más en el Oporto, y ya van siete. El reto este curso es enorme: seguir con su buen papel en Europa, pero el verdadero objetivo es volver a levantar la liga portuguesa, ahora en poder del Sporting Club.

Del país luso a los Países Bajos. Edson Álvarez, con solo 23 años, sigue consolidándose como uno de los pilares del histórico Ajax de Ámsterdam. Es uno de los pilares de Erik Ten Hag debido a su regularidad y su polivalencia, capaz de rendir bien tanto en la medular como en la defensa. El curso lo ha empezado mejor imposible, con gol en las tres primeras jornadas.

Quien no está teniendo la misma suerte es Erick Gabriel Gutiérrez, del PSV Eindhoven neerlandés. El centrocampista terminó el curso con problemas musculares y lleva un año complicado sin poder asentarse en el equipo de Roger Schmidt. Un indiscutible con Tata Martino con el combinado nacional, pero sigue esperando debutar este nuevo curso.

También pasó por el Philips Stadion antes de recalar en el Real Betis. Sí, hablamos de José Andrés Guardado. A sus 34 años, sigue siendo un intocable con Manuel Pellegrini, algo que no puede decir su compañero y compatriota Diego Lainez, una de las promesas tricolor, que apenas tiene minutos. El reto es la Europa League y en la Liga estas plazas suelen estar muy competidas.  

Otro ex del PSV y consolidado en Italia es Hirving Lozano, extremo de 26 años del Nápoles. Llegó a San Paolo hace dos temporadas y rápidamente se ha erigido como una de las figuras de los celestes. El curso pasado, sin ir más lejos, marcó 16 goles en 45 partidos. Con el Inter de Milán y la Juventus de Turín tocados por las bajas, son uno de los candidatos a luchar por la Serie A.

Joven talento

Hay algunos futbolistas mexicanos que han llegado a Europa esperando su consolidación en la élite. Uno de ellos es Johan Vásquez, cedido del Pumas UNAM al Génova. A sus 22 años, es internacional con la Sub-23 y se quiere hacer un hueco en la defensa del conjunto de Davide Ballardini. De momento, espera debutar.

En España, José Juan Macías es uno de los delanteros del Getafe de Míchel González. A sus 21 años, cedido por el Chivas de Guadalajara, ya ha debutado en Primera División. Aunque no ha sido titular y no ha podido ver portería, ya ha jugado contra FC Barcelona, Valencia y Sevilla.

Con vistas al futuro al combinado nacional está también Gerardo Arteaga, de 22 años, en las filas del Genk. Fichado hace una temporada por 3,5 millones de euros se ha asentado en la banda izquierda del conjunto belga. Un total de 29 partidos el curso pasado y este curso tendrá la oportunidad de disputar la Europa League.



EDICIÓN IMPRESA