¡Un Sonora de Todos!

El mandatario expresó que no solo se da inicio a un nuevo gobierno, sino a un cambio de época y, consciente de la responsabilidad que le confiere el pueblo.



HERMOSILLO.- Un Sonora de todos y no de unos cuantos, y por el bien del estado anteponiendo a los pobres, enfatizó en su primer mensaje oficial como gobernador del estado, Alfonso Durazo Montaño, en el Salón Gobernadores de Palacio de Gobierno en compañía de su gabinete y familiares.

 

El titular del Poder Ejecutivo del Estado, expresó que no solo se da inicio a un nuevo gobierno, sino a un cambio de época y, consciente de la responsabilidad que le confiere el pueblo, hará de Sonora un estado soberano, libre de la hegemonía de grupos políticos que gobernaron los últimos 30 años y llevaron al quebranto financiero de la entidad.

 

“Y aunque de la política nadie se jubila, sí llega el tiempo de retirarse a quienes se convirtieron en símbolo de saqueo y corrupción, les digo que ya les corresponde hacerse a un lado, ayer terminó su sexenio de 30 años y nadie llorará su partida porque su herencia ha sido trágica, antes de la pandemia nuestra economía ya marchaba mal”, expresó.

 

Señaló que recibe a un estado en quiebra financiera, con un incremento de la deuda de largo plazo del 33 por ciento, sin proyectos de obra de infraestructura que la justifiquen. Durante el sexenio anterior, se generó la cuarta parte de empleos que se requerían en la entidad.

 

El problema del quebranto del Isssteson, dijo, será uno de los principales retos a asumir, por el faltante de 2 mil 476 millones de pesos.

 

“En materia de bienestar tampoco hay buenas cuentas, casi uno de cada tres sonorenses vive en condiciones de pobreza, esta realidad aumentó 27 por ciento en los últimos 12 años. Sonora registró en 2020 una tasa de 54 homicidios por cada cien mil habitantes con alzas consecutivas en los últimos cuatro años”, señaló.

 

Pese a ello, ve un futuro optimista para los sonorenses, con expectativas de renovación de un estado que habrá de desterrar vicios de corrupción y negligencias de pasados gobiernos. Con un ahorro sustancial en el sistema burocrático, planea generar un ahorro de 4 mil 500 millones de pesos al año para invertirlo en seguridad, salud, educación y servicios públicos.

 

“Que no quepa duda, regresaremos la decencia al gobierno del estado, convencido de que el verdadero poder no precisa de arrogancia, regresaremos la sobriedad al ejercicio del poder público y este evento es una expresión más de ese objetivo, nada de encandilarse con los reflectores”, aseguró.

 

En el rubro de seguridad, pasarán de mil a 2 mil elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) en el primer año de gobierno.

 

Entre los programas que se aplicarán está la entrega de becas universales, recuperación de infraestructura de 200 centros de salud y la rehabilitación de la totalidad de escuelas para el regreso progresivo a clases presenciales.

EDICIÓN IMPRESA