Piden declaración de Zona de Desastre

En sesión ordinaria de Cabildo presidida por el alcalde Jesús Pujol, se propuso el punto de acuerdo y con ello, acceder a los recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden).



Nogales, Sonora.- Por unanimidad de los integrantes del Cabildo, aprobaron enviar un exhorto a la federación y declarar a Nogales como Zona de Desastre, ante la problemática que enfrenta por la sequía en la región.

 

En sesión ordinaria del cuerpo colegiado presidida por el alcalde Jesús Pujol, a iniciativa del regidor Atanasio Cervantes Barraza, propuso un punto de acuerdo y con ello, acceder a los recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden).

 

El presidente de la Comisión de Gobernación, en su exposición de motivos recordó de la solicitud enviada a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), con fecha del 20 de abril del presente año.

 

“Hasta el momento no se ha recibido respuesta alguna de dicha dependencia federal”, leyó, “con el fin de que el municipio de Nogales, Sonora, sea considerado como Zona de Desastre, ante la problemática de la falta de agua para dotar a los ciudadanos del vital líquido”.

 

Esta declaratoria permitiría al gobierno de la ciudad, refirió, acceder a los fondos necesarios que permitan, ayudar en solventar la escases del elemento ante por la prolongada falta de precipitaciones pluviales.

 

Las condiciones climáticas del municipio durante el presente año, señaló, llegando incluso al extremo al arrastre de los pozos de captación existentes en la ciudad, hacen imperante la solicitud ante la federación.

 

“Con el acceso al financiamiento del Fonden el gobierno de la ciudad contará con recursos”, indicó, “para el mejoramiento de la infraestructura en equipamiento de pozos y eficientar la captación del elemento, así como su distribución entre la población”.

 

El exhorto aprobado por el pleno del Cabildo permitirá, agregó, insistir ante Conagua para que en su momento, emita la declaratoria y subsanar los problemas de falta de agua entre la comunidad.

EDICIÓN IMPRESA