¿Quién mató a Sara? cautiva al público

Venganza, secretos, misterios, la búsqueda de un vientre de alquiler y la homosexualidad son algunos de los temas de la nueva serie de Netflix.



CIUDAD DE MÉXICO.- La serie ¿Quién mató a Sara? se convirtió en la primera producción latinoamericana que está traducida a ocho idiomas diferentes, lo que ofrece una posibilidad más amplia de que pueda ser vista en cualquiera de los 190 países que abarca la plataforma digital Netflix.

La serie creada en México se aleja de los melodramas a los que el público está acostumbrado y se arriesga a explorar el género del thriller con una historia que expone los tabúes y estereotipos con los que la sociedad latinoamericana ha vivido.

"El público se acostumbra a lo que ve, tenemos que ser consecuentes con las historias que contamos para saber cómo vamos nosotros también llevando al público y como se van acostumbrando a eso. En el momento que entran las plataformas no solamente cambia la forma de ver la televisión porque se puede elegir el contenido para verlo a la hora que se quiera. Van cambiando los géneros y se van dando licencias creativas, libertades de guion y de creatividad.

"Eso nos va a acostumbrando como espectadores a consumir historias de todo tipo, nos volvemos más tolerantes a ciertos temas y también más afines a otros géneros que antes no estábamos acostumbrados y están empezando a pernear y esto es un gran paso hacia que la gente se acostumbre a ver otro tipo de historias”, señaló Manolo Cardona, quien da vida a Alex Guzmán.

En palabras del actor Eugenio Siller, quien da vida a José María en la serie, la televisión tendría que hacer una apuesta en la calidad de los contenidos de los programas que producen para poder ser competitivos en la era digital.

"Es una responsabilidad de poder reinventarse. Las plataformas evidentemente son lo de ahora, lo que obliga a los medios tradicionales a cambiar su formato y quien gana es el público.

"La responsabilidad está enfocada hacia los contenidos. Las historias ahora son las estrellas de una producción, Si la historia es suficientemente sólida, si creamos historias de buen contenido que enganchen al público, no importa el género, si el contenido es bueno y la calidad también con un nivel alto es la única manera en la que se puede sobresalir y mantenerte en un mercado como este, sin importar por donde se llegue al público”, compartió Siller.

En ese sentido, Siller aceptó el reto de salir de los papeles que había venido interpretando a lo largo de su carrera para enfrentarse a uno que le dio la oportunidad de explorar otro ámbito de su capacidad actoral y a reflexionar sobre los estereotipos.

"Desde que leí a José María en papel, me enamoré del personaje porque creo que nos va a dar muchas lecciones de vida, nos va a enseñar lo que es el amor propio y a luchar en contra de lo que está establecido como normal y los estigmas que a veces nos impone la sociedad.

"Es alguien que viene a enseñarnos que, aunque hayas pasado por momentos muy negros y no hayas pasado la mejor de las vidas, hayas sido marginado o juzgado, si te quieres lo suficiente y practicas el amor propio puedes llegar a salir adelante y ser feliz.

"Fue un personaje de reto porque nunca había interpretado un papel así. Es la primera vez que la gente me estaba viendo en un personaje distinto al que había hecho, pero siempre estaban inclinados a una forma establecida y con Chema rompo eso, porque la gente me puede ver interpretar a un personaje con una preferencia sexual distinta, aguerrido y muy noble”, agregó.

Por su parte, la actriz mexicana Claudia Ramírez da vida a Mariana Lazcano, la matriarca de la familia. Con este personaje combina su trabajo en la televisión, ya que también participa en la telenovela Fuego ardiente, en cuya trama se enamora de un hombre más joven.

En ¿Quién mató a Sara? la actriz tiene la posibilidad de hacer una villana que la dejó explorar un “gusto culposo’”, como ella lo define.

"Todos tenemos un vicio bastante pervertido dentro de nosotros y tener la oportunidad de hacer a esta mujer que se flagela fue rico. Aunque asegura que en la vida real nunca lo haría, tiene su gracia interpretarlo”, dijo Ramírez.

Alejandro Nones interpreta a un personaje sometido por su padre, quien lo denigra continuamente por lo que lucha para salir de esa represión.

"Fue tortuoso realizar este trabajo, porque siempre me gusta meterme a fondo y preparar los personajes que voy a interpretar y en este caso fue muy complejo”, aseguró.

Por su parte Carolina Miranda, quien ha destacado en otros trabajos como Señora Acero y Las bravo, pone su toque femenino para encontrar justicia en la historia y dentro de su inocencia se encuentra con los malos manejos de los integrantes de su familia.

En ¿Quién mató a Sara? también participan Luis Roberto Guzmán, Fátima Molina, Ana Lucía Domínguez y el español Ginés García Millán, conocido por su trabajo en Velvet. Dirigidos por Bernardo de la Rosa y David Ruiz.

EDICIÓN IMPRESA