Pega Covid a las bodas, cea confección de vestidos de novia

Socorro Carrasco, propietaria de conocido taller, revela que este mes solo un vestido elaboró, cuando para estas fechas realizaban 10 ajuares.



Nogales, Sonora.- El romanticismo que podría representar el casarse un día como el 14 de febrero se ha venido abajo  ante la imposibilidad de que se lleven a cabo eventos masivos, donde las novias suelen portar elaborados vestidos.

 

Tal situación ha hecho que varios negocios dedicados a la venta de artículos para bodas busquen estrategias para seguir vigentes hasta que se termine la pandemia .

 

Pese a ello, en el taller de Socorro Carrasco, el Día del Amor no ha pasado desapercibido pues ya tienen listo un ajuar para este próximo 14 de febrero, aunque para esta fecha se elaboraban 10 vestidos de todo tipo.

 

Recordó que en otros años, estas fechas de febrero, al igual que el mes de diciembre, son de las más gustadas para casarse, pero en esta ocasión no ha sido igual y el trabajo de confeccionar vestidos de novias de ha venido abajo a casi un año que inició la pandemia.

 

“La mayoría de las novias quieren casarse y hacer fiesta, y en la actualidad no quieren comprar un vestido si es que no lo van a lucir, es por eso que se han pospuesto eventos o bien sencillamente optan por realizar una ceremonia y reunión sencilla”, señaló.

 

Socorro, con más de 20 años dedicada a este negocio, mostró la envoltura del único vestido que se confeccionó en esta fecha y aclaró que no enseña más ya que es una sorpresa para el novio: “La boda es la ilusión de cada mujer, es un vestido sencillo pero está bonito, cuando regularmente se elaboraban unos ‘vestidazos’ de novias que escasamente se están haciendo”.

 

Sin embargo, pese a la situación y con la intención de que no acabar con este negocio, se han puesto más accesibles para otorgar precios, todo adaptándose al presupuesto de quien pide un trabajo, ya que son 20 años de este trabajo que no debe desaparecer y no quiero que se me vayan los clientes.

 

 “Nosotros fabricamos, diseñamos, tratamos de darle el gusto al cliente, son muy pocas  los vestidos que hemos hecho y la mayoría se han convertido en vestidos de noche que se están utilizando en las ceremonias sencillas que realizan quienes se han animado a casarse en estas fechas, aún con las restricciones de la pandemia”, señaló.

 

Con su negocio ubicado por la avenida Adolfo López Mateos, Socorro Carrasco, reiteró que han sido tiempos muy difíciles donde apenas se ha sacado para pagar la renta y servicios como la luz y al agua, y tal es la gravedad del caso que de 10 empleados que trabajaban en el taller, se tuvo que reducir a ser sólo tres y sacar el escaso trabajo que tienen y sostener la misma ubicación para cuando pase el problema de salud y regresen los buenos tiempos, ya que en la actualidad cuenta con una gran variedad de vestidos, que se encuentran resguardados ya que los clientes han cancelado los trabajos debido a que suspendieron sus fiestas y esto ya representa una pérdida importante porque ya se les había invertido mucho desde tiempo, dinero y esfuerzo, aunque no es culpa del cliente que les cancelen los eventos.

 

Dijo que ya son varios negocios de este tipo los que se han cerrado y el suyo aún se mantiene, porque el compromiso es mucho tanto con sus clientes que no sólo son locales sino de otras partes del país y también de Estados Unidos, pero en estos tiempos no se han dado las cosas como se esperaba, pero siguen luchando por seguir adelante.

 

“Ahora nos hemos dedicado más a realizar los vestidos de quinceañeras, porque han sido pocas las novias que se han querido casar en este tiempo”.

 

Aún así habla de lo gratificante de su trabajo, ya que en más de 20 años de dedicarse a esta actividad se ha hecho vestidos para quinceañeras y ya las he casado también haciéndoles  su vestido de novia ya que los clientes la tienen identificada, y espera que sigan viniendo para sostenernos.

EDICIÓN IMPRESA