El salto a lo virtual, tendencia imparable en nuestros días



Estas dos décadas del siglo XXI nos han demostrado que la revolución tecnológica es algo imparable. Y lo que ayer parecía imposible, hoy ya es una realidad consolidada. Ordenadores ultraligeros, teléfonos inteligentes que hacen de todo, redes de conexión ultrarrápidas, etc. Cambios disruptivos que abren nuevos horizontes. Hoy vamos a abordar una de las grandes transformaciones que está madurando en prácticamente todo el mundo al calor de esta revolución: el auge imparable del medio virtual en nuestra vida cotidiana.

La enseñanza a distancia reduce los costos de la formación
La formación a distancia está siendo uno de los cambios más asombrosos que se está registrando en este empuje imparable del medio virtual. Así, por ejemplo, en Condado Santa Cruz han iniciado este año las clases virtuales. Se trata de una iniciativa novedosa que pondrá a prueba el desarrollo de la tecnología de enseñanza remota y que servirá para consolidar la enseñanza del mañana. También a nivel de capacitación estatal se están llevando a cabo iniciativas interesantes, como el programa Capacita Morena a jóvenes, que persigue formar a nuevos cuadros para desempeñar cargos en la función pública con la mayor eficiencia posible. Y dentro del sector privado, podemos encontrarnos con plataformas como Red 21 que proponen planes de formación telemática para preparar a sus estudiantes para ocupar puestos laborales de alta cualificación y demanda. ¡A una fracción del costo que tendría una formación similar impartida en un campus físico tradicional!!

El sector del ocio se diversifica gracias a las nuevas soluciones remotas
Basta con echar la vista atrás un par de décadas para darnos cuenta de cuánto han cambiado nuestros hábitos de ocio. La revolución de lo virtual ha traído grandes y profundos cambios en nuestra manera de divertirnos. Ahora podemos disfrutar de juegos de azar con crupieres en vivo en casinos como Betway, sin necesidad de desplazarnos a un casino físico. O sustituir el parque de atracciones de siempre por uno virtual como el Parque de Realidad Virtual en Ciudad de México. ¡E incluso disfrutar de un concierto virtual como si estuviésemos en un gran estadio, gracias a la tecnología de páginas musicales como eTicket! Por primera vez en la historia, puede decirse que todo el entretenimiento del mundo se encuentra al alcance de nuestra mano.

La telemedicina comienza a florecer gracias a los avances tecnológicos
La medicina a distancia, conocida como telemedicina, es uno de los campos que más se está desarrollando fruto de los avances tecnológicos. La proliferación de las aplicaciones móviles ha democratizado como nunca el acceso a los doctores. Por ejemplo, por 40 pesos al mes, hay aplicaciones como Doc.com que ofrecen consultas médicas y psicológicas. Consultas que quizá, de ser presenciales, tendrían un costo prohibitivo para muchos bolsillos. Además, consiguen llevar la medicina a sectores remotos en los que no resulta sencillo acceder a un consultorio. ¡Toda una verdadera revolución en el mundo de la salud!

Las tecnologías de teletrabajo auguran un cambio de paradigma
El mundo laboral también está experimentando cambios asombrosos a nivel de teletrabajo. La penetración de aplicaciones como Zoom o Skype les han dado un gran impulso a las nuevas modalidades de trabajo a distancia. Suponen un importante ahorro a nivel de costos logísticos y operativos. Y brindan, además, un plus de libertad a unos trabajadores que demasiadas veces se sienten asfixiados en las rutinas de la oficina, con sus horarios largos y rígidos.

El deporte también se suma a la revolución de lo virtual
A tal punto llega la fiebre de lo virtual, que hasta es posible a día de hoy disfrutar de clases de artes marciales a distancia, en modalidad telemática. Lo que en un principio comenzó en el ámbito de deportes como el aerobic, está paulatinamente propagándose por prácticamente todas las disciplinas deportivas. A este auge han contribuido especialmente plataformas como YouTube que permiten retransmitir clases en directo de alta velocidad y sin costo alguno para los instructores deportivos.


EDICIÓN IMPRESA